Mitos sobre la leche deslactosada

Muchos creen que no todos pueden consumir la leche deslactosada, cuando en realidad todas las personas pueden ingerirla. Sin embargo se debe tener en cuenta que la intolerancia a la lactosa se puede presentar a cualquier edad, dependiendo de factores genéticos y procesos evolutivos de la misma; por lo que esto no significa que debamos evitarla.

Otro mito es pensar que la leche deslactosada no contiene grasa; pero la verdad es que la leche deslactosada también es destacada en las rutinas de aquellas personas que mantienen una dieta balanceada, pues al proceso por el que pasa este tipo de leche, en realidad no elimina las grasas.

Existe el pensamiento erróneo de que la leche deslactosada ¨no es leche¨, pero esto no es así, pues a esta leche se le ha modificado sus componentes como el azúcar y lactosa, para las personas que les cuesta trabajo digerirla; por lo que todas las cualidades de la leche como el calcio, proteínas, vitaminas y minerales se mantienen presentes.

También existe el mito de que la leche deslactosada sabe diferente, en realidad es un poco más dulce, pero esto se debe a las modificaciones que se aplican a sus componentes, volviéndolos a estos mucho más simples para una fácil digestión y esto es lo que genera un sabor más dulce, pero no contiene azúcar extra.

Fuentes:

Michelle Osses – LA OPINIÓN

Aurora López – DIABETES BIENESTAR Y SALUD